Reflexiones y condena por acciones de amedrentamiento contra nuestras vecinas.

Frente a publicaciones aparecidas en medios y redes sociales, condenamos las viejas prácticas de amedrentamiento en contra de mujeres, en especial contra la vecina Rosario Carvajal, quien ha sido víctima desde hace años de llamados y correos anónimos, extraños robos, misoginia y publicaciones que faltan a la verdad.

No es la primera vez que personas irresponsables maltratan a nuestras vecinas e incitan a su agresión, haciendo llamados cobardes que exponen a actos de violencia a mujeres y dirigentas sociales con una reconocida trayectoria pública en defensa de su comunidad.

Somos expresión de un movimiento ciudadano autónomo que ha apostado por la autogestión y autodeterminación vecinal que manifiestan comunidades propositivas en la lucha por el buen vivir. Rosario Carvajal es parte de este movimiento ciudadano y territorial, que ha luchado durante 12 años por la defensa de la cultura popular, el patrimonio, los espacios públicos y contra las prácticas abusivas de diversos actores que velan por intereses ajenos a la comunidad, como el mercado inmobiliario, instituciones de diverso tipo y grupos que creen estar por sobre el bien común. Las experiencias y propuestas de este trabajo de más de una década constituyen el pilar fundamental de su programa a la Concejalía, programa que apoyamos y defenderemos comprometidamente contra las lógicas del oportunismo, el clientelismo y las expresiones del poder duopólico.

La trayectoria que Rosario Carvajal ha encarnado es reflejo de nuestra crítica profunda a la desregulación que provoca el modelo neoliberal en nuestros barrios, lo que le ha costado recibir permanentes descalificaciones e incluso sufrir violencia física directa al defender la calidad de vida de vecinas y vecinos.

A pocos días de asumir su labor de Concejala, elegida limpiamente por veredicto popular, luego de una campaña hecha con muy pocos recursos, forjada a pulso con el heroico voluntariado de varias personas, y con un proyecto claro, que es fruto de un trabajo colectivo, lamentamos que “El Ciudadano”, con escasa rigurosidad, se haga eco de relatos aparecidos en redes sociales, y sin consultar a la afectada directa, intentando provocar una corriente de opinión desde crónicas tendenciosas, caracterizadas por ambigüedades y falta de pruebas.
Primero se les acusa de ordenar a Carabineros a desalojar y de funar una actividad, generando una serie de furibundas palabras de personas que desconocen los hechos, ajenos a toda realidad. Pasados cinco días de diversas amenazas y provocaciones, uno de los organizadores de tal actividad reconoce en entrevista que “no nos consta que hayan llamado a Carabineros”.
No es posible que una conversación en que mujeres expresan con carácter su opinión, se transforme en un hecho noticioso, que partiendo de una falsedad, deriva en llamados directos a violentar a vecinas.

Frente a estas amenazas directas, estaremos atentos y no silenciaremos nuestra voz ante llamados y acciones que pretenden imponer y, peor aún, naturalizar la violencia contra nuestras vecinas.

 

19 de noviembre de 2016

Coordinación de vecinos Santiago desde los barrios.

Deja un comentario