Frente a la aprobación del presupuesto municipal de Santiago 2017

El día miércoles 14 de diciembre en sesión plenaria del Concejo Municipal de Santiago, se dio inicio a la votación para la aprobación del presupuesto 2017 del Municipio de Santiago. Rosario Carvajal, junto a cuatro miembros del concejo, entre ellos: Irací Hassler (PC) y Natalia Contreras (RD), rechazaron la propuesta presupuestaria, quedando la votación en lo que llamaríamos ‘empate técnico’, dando paso a una sesión extraordinaria el día jueves 15 de diciembre, último día establecido por ley para aprobar el presupuesto del año entrante. En la sesión del jueves, se volvió a empatar la votación y dirimió el alcalde Felipe Alessandri, aprobando el presupuesto 2017.

Entre los principales fundamentos que sostienen el rechazo de esta concejalía al presupuesto 2017, se encuentran los siguientes:

· La propuesta presupuestaria no contempla el pago de la deuda provisional de los profesores, tema que debe ser tratado con urgencia y cuya discusión no debe seguir dilatándose.
· La I. Municipalidad de Santiago no puede continuar financiando el maltrato y tortura a los animales, materializado en la subvención de $5 millones que históricamente ha entregado el municipio al Club de Rodeo Chileno Gil Letelier y que hoy se pretende disfrazar dentro del presupuesto 2017. Continuar abalando una mal llamada “tradición nacional”, que viola el bienestar y las libertades animales, es impresentable.
· Dentro de los ejes programáticos de esta concejalía la sustentabilidad ambiental es un pilar fundamental. El actual presupuesto contempla un acotado aporte a estas temáticas, reduciéndolo solo al ítem de reciclaje y obviando iniciativas que la sociedad civil ha impulsado los últimos años, como huertas comunitarias, educación ambiental, energías limpias, ciclismo urbano, entre otras.
· En cuanto al ítem Patrimonio, otro de nuestros ejes programáticos, solo se contempla financiamiento para los inmuebles de Abate Molina y Av. Portales. Una comuna que aspira a convertirse en capital del patrimonio nacional, debiese asignar recursos a un plan integral de gestión del patrimonio, que se vincule al trabajo que por más de diez años han liderado organizaciones de la sociedad civil. La actual propuesta presupuestaria está lejos de la visión patrimonial dinámica y holística que la ciudadanía ha construido.
· Se contempla un aumento considerable en los ítems destinados a gerencias municipales. Estas entidades cuya fecha de creación no está clara, no están incluidas en el Reglamento N° 476/ 13 de Mayo 31 de 2013 sobre estructura, funciones y coordinación interna de la I. Municipalidad de Santiago. La finalidad de estas gerencias no está clara y menos aún si existe duplicidad de funciones con otras reparticiones municipales.
· Se contempla una subvenciones a Fundaciones por una alta suma de recursos, en desmedro de la asignación que reciben el conjunto de organizaciones de base como las Juntas de Vecinos ($44 millones en total) o las organizaciones comunitarias ($22 millones). Este caso es solo un ejemplo de un patrón que tiende a repetirse con una serie de fundaciones y corporaciones que reciben asignaciones directas, mientras las organizaciones vecinales deben competir, mediante proyectos concursables, por montos bastante inferiores.
· Finalmente, el Consejo de la Sociedad Civil (COSOC), presentó una serie de observaciones y cuestionamientos al presupuesto 2017, los cuales nunca fueron retroalimentados y habiendo sido modificada la propuesta presupuestaria, esta no fue presentada de vuelta al COSOC, saltándose así el conducto regular y pasando a llevar la única instancia de participación vecinal.

Durante los últimos cuatro años Rosario Carvajal, desde su función como Consejera de la Sociedad Civil, ha cuestionado y reprobado los diferentes presupuestos municipales, que prácticamente se basan en una matriz que año a año se va repitiendo con ciertas variaciones y que ha llevado a la administración municipal al fracaso económico sistemático. Esta concejalía será enfática en rechazar el modelo de gestión neoliberal, que se basa en la externalización de los servicios municipales y que conlleva a un déficit financiero que se arrastra por años.

Concejalía Rosario Carvajal
Santiago desde los barrios.

Deja un comentario